Descubre cómo crear anuncios y mejorar los resultados de tu negocio

Anuncio

Aunque vivimos en unos tiempos en los que lo digital ocupa muchos aspectos de nuestra vida, lo cierto es que los anuncios tradicionales todavía tienen espacio. Esto es algo que resulta aún más interesante para los pequeños negocios locales, que no siempre disponen de los recursos para sacarle todo el partido a la red y que tienen en los anuncios tradicionales una buena forma de darse a conocer.

Sin embargo, para que este tipo de publicidad sea efectivo es necesario tener ciertas cuestiones en cuenta, tales como el mensaje que queremos transmitir o bien el diseño del mismo. Una buena combinación de estos dos elementos es fundamental para mejorar la notoriedad y los resultados de esas campañas publicitarias.

Qué podemos transmitir

A la hora de hacer anuncios muchas veces pensamos que todo sirve para comunicarnos con nuestros clientes. Y aunque es cierto que un recordatorio de nuestra existencia o de productos y servicios puede ser suficiente, también hay ciertas ocasiones en las que es interesante reforzar nuestra presencia publicitaria mediante un anuncio. Entre ellos tenemos los propios cambios de nuestro negocio que puedan ser atractivos para nuestros clientes, tales como el cambio de temporada en una tienda de ropa, la vuelta al cole para una librería o bien un nuevo plato o una nueva carta dentro de la oferta de un establecimiento de restauración.

La verdad es que casi cualquier ocasión es buena para informar a los usuarios de que nuestro negocio se mueve y evoluciona. Esta publicidad ligada a eventos específicos suele ser más efectiva que los folletos tradicionales, dado que ofrece a los futuros clientes una imagen activa de nuestro negocio y los anima a volver tanto si llevan tiempo sin visitarnos como si ya son clientes habituales y quieren conocer esos cambios que hemos introducido. Anunciar esos cambios con un anuncio personalizado y que se ajuste adecuadamente a lo que queremos comunicar siempre será de ayuda.

Cómo diseñar el anuncio

Cuando se trata de diseñar un anuncio tenemos diversas posibilidades para plantear tanto el formato como el contenido del mismo. Sin embargo, para ambos elementos es fundamental que tengamos presente a qué nos dedicamos y quiénes son nuestros usuarios. También es importante que ese anuncio encaje en la imagen de nuestra empresa, dado que no tendría sentido lanzar un anuncio ultramoderno para un comercio tradicional ni tampoco elegir una campaña aburrida y sosa para una firma de ropa juvenil, que quiera destacar por su atrevimiento. Encajar todos estos elementos resulta crucial para que nuestra campaña sea coherente con nuestra imagen de marca y con la actividad de nuestro negocio.

Esto afecta a elementos como los colores del anuncio, que deberán ser más conservadores o más atrevidos en función de la imagen que queramos dar al mismo, a los elementos gráficos que van a formar parte del anuncio o a los textos que vamos a influir en el diseño. Todos estos elementos deben cumplir con los objetivos establecidos para la campaña y representar fielmente los diferentes elementos del mensaje publicitario, que analizamos a continuación.

Qué elementos incluir en nuestro anuncio

Aunque esto depende un poco de cuál sea nuestro objetivo y nuestro planteamiento, a la hora de diseñar el anuncio debemos incluir ciertos elementos básicos. Uno de ellos son los elementos de nuestra identidad de marca, tales como nuestro nombre comercial, nuestro logotipo y aquellos elementos que ayudan a identificarnos ante los usuarios. Tampoco está demás incluir la dirección de nuestro establecimiento, teléfono y las direcciones o usuarios de las redes sociales, si las tenemos. Todo por identificarnos mejor ante los consumidores.

Otro elemento clave es el mensaje que queremos mostrar a nuestros futuros consumidores o clientes. Este mensaje se forma a partir de varios elementos. Uno de ellos es el texto, con el cual describiremos lo que queremos contar. Es clave que el texto sea breve y directo. También es importante que nuestro anuncio cree un concepto con los elementos gráficos y los elementos textuales que hayamos incluido. Si tenemos un restaurante, ese concepto puede ser buena comida y bebida, mientras que si tenemos una tienda de ropa el mensaje puede basarse en prendas para lucir una imagen moderna a precios interesantes. Este mensaje se refuerza con la parte contextual, con la que podemos inventar de forma específica el contenido en función de la intencionalidad y la temporalidad. Aquí tendríamos que incluir imágenes de playa cuando hacemos campañas para verano o bien añadir elementos navideños para los anuncios enfocados a esta época del año.

Finalmente, es fundamental que todo anuncio incluya una llamada a la acción. Aunque, obviamente, nuestra intención es que los consumidores acudan a nuestro establecimiento después de leer nuestro anuncio, hay que darles un pequeño empujón mediante algún elemento para conseguir esos resultados. Aquí encontramos frases como la de «corre que se acaban» que es propia de época de rebajas, o bien la de «date un capricho«, que puede ser muy adecuada para un restaurante o un centro de estética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.