¿Cuál es el futuro de las criptomonedas?

Futuro de las criptomonedas

Los activos criptográficos, cuyo valor depende exclusivamente de la oferta y la demanda, se han convertido en una de las tendencias actuales. Son muchas las personas alrededor del mundo que han conocido sus virtudes como forma de inversión, pero esta clase de divisas digitales aún tienen diversos retos que afrontar para alcanzar su consolidación definitiva.

Aunque las criptomonedas nos parezcan algo sacado de la ciencia ficción, la realidad es que solo han sido una respuesta a las necesidades de las generaciones actuales, caracterizadas por la globalización absoluta. El dinero de la era digital busca solucionar los problemas habituales en el dinero físico, como la falsificación, la impresión ilimitada y la dificultad para operar a escala global.

Entonces, ¿cuál es el futuro de las monedas digitales?

Desde que las criptomonedas irrumpieron en el mercado financiero durante el año 2009, algunos especialistas han insistido en que se trata de un fenómeno temporal que pasará rápidamente, y los detractores las consideran una ‘burbuja’. Mientras esto ocurre, más de 6000 criptomonedas han salido a circulación.

Por su parte, el líder indiscutible del sector, Bitcoin, la criptomoneda pionera, lleva 12 años en el mercado y tiene una capitalización de mercado de USD $893,853,110,062 y un total de 18,817,150.00 BTC en circulación, con precios históricos que han superado con creces el valor del oro, principal valor refugio a lo largo de la historia.

Ante este desempeño, cada vez son más las empresas y negocios que admiten pagos con criptomonedas. Del mismo modo, El Salvador se convirtió en el primer país en adoptar una criptomoneda como divisa nacional, mientras que países como Luxemburgo, Tailandia, Singapur o Austria las consideran legales y otros como China han apostado por crear su propia criptodivisa.

Desde otro punto de vista, vemos las intenciones del Banco Central Europeo en implementar un Euro Digital, con el objetivo de acelerar la digitalización de la economía europea. De modo que, las criptomonedas, lejos del escenario fatalista de algunos expertos, en realidad representan uno de los cambios más profundos que ha tenido la economía global durante la última década.

Estimaciones de precio

Aunque el comportamiento de las diferentes criptomonedas es diferente, la tendencia de este activo es mayormente alcista por su producción limitada. Por eso, a diferencia del dólar y otras monedas que pierden valor con el paso de los años debido a la impresión de nueva moneda, en el caso de Bitcoin y otras, la tendencia se dirige a la revalorización.

Por ejemplo, el precio del Bitcoin en 2010 era el equivalente a solo USD $0.003, mientras que al momento de escribir esta nota, el BTC se cotizaba en USD $47.582, dejando en claro su rentabilidad y el potencial de revalorización a largo plazo. Por supuesto, existen otras monedas criptográficas, denominadas ‘Stablecoins’, las cuales tienen una variación de precio menor.

Parece que el futuro de las criptomonedas apunta a una adopción cada vez mayor en el día a día y una integración completa en los diferentes sectores de la economía, incluso algunas siendo impulsadas por bancos centrales y protegidas por reservas federales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.