Bitcoin: un activo de inversión alternativo

Bitcoin activo de inversión alternativo

El modelo de inversión propuesto por las criptomonedas parece provenir de un universo paralelo a la economía tradicional y por consiguiente, tiene un comportamiento diferente a toda inversión que hasta ahora habíamos conocido. A pesar de ello, Bitcoin, la moneda digital pionera del mercado, ha conseguido consolidarse como un activo de inversión bastante atractivo.

¿Cómo se gana dinero con Bitcoin?

Para generar ingresos a partir del Bitcoin, es posible hacer trading, arbitraje o holdear la moneda a largo plazo. El trading es posible gracias a plataformas que automatizan las operaciones de compra y venta, obteniendo información del mercado financiero y decidiendo en base a inteligencia artificial cuál será el momento idóneo para abrir o cerrar posiciones. En la red se pueden encontrar ejemplos de páginas dedicadas a este tipo de actividad. Un ejemplo es bitcoin trader.

El arbitraje, se refiere a comprar unidades de BTC en un Exchange y venderlos en otro, aprovechando la diferencia en el precio que pueda existir entre ellos. Holdear, implica adquirir Bitcoin y conservarla durante meses e incluso años, siendo indiferente a las fluctuaciones del mercado.

Cuando se ‘holdea’ y ocurre una revalorización, se suele vender una parte de lo invertido para ganar liquidez en dinero fiduciario o cualquier criptomoneda estable como el BUSD o el USDT. Usualmente, los holders ganan liquidez pero un gran porcentaje del dinero generado regresa al portafolio de inversiones, sea a BTC o cualquier otra moneda que pueda interesarles.

¿El Bitcoin es un buen activo de inversión?

Por definición, un activo de inversión es un instrumento financiero que promete rentabilidad futura a la persona que lo adquiere. Este dinero es pagado por el emisor del activo, que por lo general son empresas, estados y otras entidades económicas participantes de los mercados financieros globales.

Siendo estrictos, el Bitcoin tiene los elementos clásicos de un activo de inversión, los cuales serían: rentabilidad, liquidez y riesgo. No obstante, se trata de un activo descentralizado, por lo que las ganancias no son prometidas por ninguna institución, siendo el mismo propietario el encargado de gestionar el riesgo y vender en el momento oportuno para generar rentabilidad.

Debido a la consolidación del Bitcoin y en general, de las criptomonedas, es posible considerar al Bitcoin como un activo de inversión junto a clásicos componentes de una cartera diversificada (bonos, acciones y efectivo en diferentes divisas). De hecho, las criptomonedas ya hacen parte de importantes fondos de inversión cotizados (ETF) y es probable que estos se multipliquen en 2022.

Pros y contras del Bitcoin como activo de inversión

Respecto a las ventajas, es posible mencionar el potencial de revalorización que mantiene la moneda, cuyas proyecciones indican que cerraría el futuro 2022 con un precio superior a los 100.000 dólares estadounidenses. La democratización de la inversión, que se encuentra disponible para cualquier persona en todo el mundo, es otra gran ventaja.

En cuanto a contras de esta inversión, la misma descentralización y la falta de control o regulación gubernamental. Al no tener un marco institucional que proteja a los inversionistas, se mantiene cierto nivel de desconfianza para su adopción masiva como activo de inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.