Thomas Edison vs Nikola Tesla: la guerra de las corrientes

Thomas Edison vs Nikola Tesla, la guerra de las corrientes

La rivalidad que existió entre Nikola Tesla y Thomas Edison ha pasado a la historia como uno de los eventos más interesantes en el ámbito de los descubrimientos científicos. Estos dos científicos se enfrentaron en público para defender cada uno su sistema en el suministro eléctrico como la tecnología predominante del futuro , por eso, los medios denominaron su competitividad como la guerra de las corrientes.

Corriente eléctrica continua y corriente eléctrica alterna

La guerra de las corrientes tuvo lugar entre 1880 y 1890 en Estados Unidos, momento histórico en el que se introducían en el país los sistemas de transmisión de energía eléctrica y la sociedad estaba preocupada en su conjunto por la seguridad, ya que se producían numerosas muertes por electrocución.

Antes de empezar es necesario explicar que existen dos tipos de corriente eléctrica, por un lado se encuentra la corriente eléctrica continua, desarrollada por Edison, la cual necesitaba grandes cables de precios elevados para distribuir energía eléctrica, además de tener que situar plantas generadoras de energía cerca de los puntos de consumo.

Y por otro lado, está la corriente eléctrica alterna desarrollado por Nikola Tesla y cuya invención supuso una gran amenaza para Edison, puesto que es mucho mejor que la corriente continua. En la corriente alterna los electrones cambian su dirección hasta sesenta veces por segundo, mientras que en la continua fluyen en sola dirección, de esta manera, permite que la energía pueda ser transportada con mayor facilidad y superando todos los inconvenientes a lo que se enfrentaba la corriente continua.

George Westinghouse, un empresario con éxito en el negocio de la electricidad, fundó Westinghouse Electric apoyándose en las patentes de la corriente alterna de Nikola Tesla y se enfrentó a la empresa General Electric de Edison ganando la batalla, pues la corriente alterna era superior a la tecnología desarrollado por Edison, ya que se podía enviar mediante cables muy pequeños utilizando una tensión alta y luego reducir su voltaje a niveles seguros y más económicos para el uso cotidiano a través de un transformador.

Una batalla que ganan las grandes compañías

Tesla fue ganando poco a poco la batalla a Edison, demostrando en múltiples ocasiones que su sistema de suministro era mucho más eficiente y seguro. De esta manera, Westinghouse Electric consiguió la adjudicación para encargarse de la iluminación de la Feria de Chicago de 1893, presentando un presupuesto que suponía la mitad de lo que pedía su contrincante General Electric.

Poco tiempo después, consiguió otro valioso contrato con la Niagara Falls Power Company para desarrollar el sistema de transmisión. A partir de ese momento ya nadie siguió hablando de la guerra de las corrientes y se normalizaba el uso de la corriente alterna, que es la utilizada hoy en día en todas partes del mundo.

No obstante, Tesla terminó por ceder sus patentes a Westinghouse Electric y Edison perdió grandes oportunidades con su fallido sistema de suministro. Por lo tanto, al final, los beneficiados fueron las grandes compañías eléctricas que no han dejado de crecer desde entonces, creando centrales de generación más grandes y más eficientes, pudiendo distribuir más energía con menos costes.

Te puede interesar: Conoce los 10 científicos más importantes de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.