Todo lo que necesitas saber del refractómetro, un indispensable en laboratorios

Refractómetro indispensable en laboratorios

Para muchos, un gran desconocido; pero para los profesionales que trabajan en laboratorios, es un aliado fundamental. El refractómetro es un instrumento óptico que se utiliza con el fin de medir densidades aprovechando el comportamiento de la luz al atravesar diferentes superficies. Un dispositivo que se ha adentrado en numerosas instalaciones especializadas en estudios químicos o científicos en general y sobre el que vamos a arrojar luz para despejar cualquier posible duda sobre su uso o posibilidades.

De todos los tipos de refractómetro que existen, Net InterLab cuenta con un refractómetro digital que muestra perfectamente cómo han avanzado esta clase de dispositivos. Los primeros comenzaron a desarrollarse y utilizarse a comienzos del siglo XX, de hecho, su nombre original es el de refractómetro de Abbe, ya que fue Ernst Karl Abbe quien lo ideó, uno de los pioneros de la óptica moderna junto con Carl Zeiss y Otto Schott a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Tipos de refractómetros

Conocidos sus orígenes y un poco del fin con el que se utiliza, vamos a adentrarnos en él para escudriñar todos sus detalles, repasando desde el principio en el que se basan y el cometido total para el que se emplean, como también la importancia y los tipos que hay. Este elemento cada vez más presente en centros de investigación y laboratorios se ha vuelto esencial en los tiempos que corren, sobre todo para el estudio de la materia.

¿Para qué sirve exactamente un refractómetro?

Siguiendo su definición exacta, un refractómetro es un dispositivo que permite medir el nivel de concentración de las sustancias que hay en una materia. Por lo general, se utiliza sobre todo para analizar los porcentajes exactos de sustancias o elementos que se reúnen dentro de una materia en concreto, así como para obtener datos sobre otras cualidades de esta. Gracias a esto, se pueden identificar los tipos de sustancias que hay en el interior y determinar el grado de pureza general de la muestra.

¿Qué es la refractometría?

La refractometría es el método del que parte el funcionamiento de este aparato de medición. Se trata de un sistema de medición que parte del estudio de la velocidad de propagación de la luz en los diferentes medios, debido al fenómeno de la refracción, en base a la densidad de estos. Para ello, se parte también del uso de una escala conocida como índice de refracción.

Tipos de refractómetros

A diferencia de lo que sucede con mucho instrumental de laboratorio, en el caso de los refractómetros existe una buena variedad disponible. Hay muchos tipos de refractómetros en función del modo de uso que tengan, del diseño del que partan para funcionar y de su sistema de detección del índice de refracción. Así, encontramos las siguientes divisiones:

Refractómetro de mano

El refractómetro de mano es el más frecuente en tiendas especializadas. Dentro de esta categoría se encuentran los refractómetros analógicos y los digitales. Se usa sobre todo para medir la cantidad de azúcar que puede haber en un líquido gracias, como ya hemos mencionado, al estudio de la refracción de la luz en este.

Refractómetro analógico

También conocido como refractómetro óptico, suele ser el más económico y, por ende, el más popular. Cuenta con un prisma en su extremo en cuyo interior se coloca la sustancia que se desea medir. Una vez hecho, se cierra la cubierta que ofrece y se observa, a través de la ranura que tiene al otro extremo, el número marcado por el aparato para conocer el índice obtenido.

Refractómetro digital

La gran ventaja del refractómetro digital sobre el resto radica en su uso. Para poder medir el índice de cualquier sustancia, tan solo hay que depositar un poco de esta en la lente que tiene en uno de sus laterales. Al hacerlo, se observa la pantalla que lleva integrada para obtener directamente el dato necesario. Rápido, sencillo y muy fácil de utilizar.

Refractómetro Abbe

El refractómetro Abbe es el original, el modelo que se basa en el concepto ideado a comienzos del siglo XX para medir densidades. Se usa para medir la refracción en cualquier sustancia líquida y, aunque es de los más caros que existen, se sigue encontrando muy presente en tiendas especializadas. Es, también, de los más precisos que hay.

Refractómetro de Pulfrich

El refractómetro de Pulfrich es más antiguo que el de Abbe, y se utiliza sobre todo para las sustancias que sean especialmente volátiles, o incluso para medir la dispersión. Tiene una precisión realmente elevada, como también lo es su precio.

¿Por qué es tan importante el refractómetro?

La cantidad de usos de este dispositivo son lo que ha propiciado que se vuelva especialmente necesario para numerosos estudios. Campos como el de la enología que lo utilizan para medir la cantidad de azúcar y, por tanto, el contenido de alcohol de la bebida en función de la maduración de las uvas; pero también hay otros como la industria química, donde se usa para poder llevar a cabo la correcta elaboración de ambientadores, perfumes, detergentes o incluso pegamentos.

Desde la química hasta la alimentación, este dispositivo ha demostrado ser algo totalmente necesario, por lo que su papel se ha vuelto indiscutible. Es sumamente importante para muchos procesos que guardan relación con nuestro día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.