La Agencia Espacial Europea construirá una red de satélites en la Luna

Red satélites

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha revelado que construirá una red satelital en la Luna. Con este plan, enmarcado en su proyecto “Moonlight”, se propone generar un sistema de servicio de telecomunicaciones lunar para futuras exploraciones.

Razones de la Agencia Espacial Europea para iniciar su plan

La decisión de arrancar ahora con el plan de la  red satelital no es fortuita. En realidad, hay una serie de factores que la han impulsado. El más importante de todos es que la NASA ya ha dejado claro sus intenciones de volver a la Luna.

Según declaraciones oficiales, la exploración ha sido fijada para el año 2024. Aprovechando eso, la Agencia Espacial Europea pretende usar la oportunidad para impulsar las actividades humanas en el suelo lunar. No solo para la ampliación del conocimiento del universo, sino además para el comercio.

La presencia de una red de telecomunicaciones en la Luna podría aligerar considerablemente las dificultades de las exploraciones. Las naves podrían dejar en tierra ciertos equipos que ya no serían necesarios y en su lugar incluir otros igualmente útiles.

La visión de la ESA no se limita a contribuir únicamente con las misiones de la NASA. Todo lo contrario, su proyecto pretende abarcar también iniciativas individuales. Esto en vista de que no son pocas las organizaciones del mundo que tienen pensado viajar próximamente a la Luna.

Beneficios del plan satelital

El plan satelital de la ESA viene acompañado de múltiples beneficios. No solamente para la agencia, sino para muchos órganos e instituciones afines a la exploración espacial.

Aterrizaje fácilmente manipulable

Tal como un brazo mecánico facilita la ejecución de tareas relativamente complejas para el humano, la red satelital simplificaría los aterrizajes. Así lo ha puesto de manifiesto la Agencia Espacial Europea.

Al existir un sistema de telecomunicaciones preciso, la navegación sería muchísimo más sencilla. Las naves podrían aterrizar con un riesgo casi nulo, lo que resguardaría la vida de los tripulantes.

Mayor abanico de inversión

Con la telecomunicación lunar muchos de los peligros que alejan a bastantes socios de las agencias espaciales se verían reducidos. En ese sentido, habría un mayor caudal de inversión. Del mismo modo, habría más organizaciones dispuestas a ir a la Luna.

Con ellas estarían, desde luego, muchísimas empresas con miras a ejercer el comercio espacial. Esto impulsaría la economía extraplanetaria, y todas las entidades interesadas se verían beneficiadas. 

Teleoperación de equipos

Las naves y los vehículos exploradores pilotados no serían los únicos que tendrían una navegación mejorada. También los equipos teleoperados desde Tierra percibirían este beneficio.

En el catálogo entran, por ejemplo, los rovers. Al poder disponer de telecomunicación en la Luna el control de los mismos sería más preciso. Con ello se garantizaría la integridad de los equipos, cuyo costo de creación suele ser bastante elevado.

Ampliación del marco de exploración

Aunque en una medida más reducida de momento, el plan de la ESA podría servir igualmente para ampliar la exploración espacial. Una red satelital de telecomunicaciones podría derrumbar muchos de los obstáculos que impiden ir a Marte. Lo mismo con los destinos aún más lejanos.

El impulso al proyecto para abaratar costos

Por supuesto que un proyecto como el que pretende la ESA supone una inversión altísima. Afortunadamente, no son pocas las empresas privadas que han decidido apoyar esta iniciativa. 

Con ese apoyo las empresas estarán abaratando el costo y adelantando el desarrollo. Pero a su vez se ganan la ayuda futura de la ESA. Específicamente, a la hora de crear sus propias misiones a la Luna. Resulta por tanto una inversión con retorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.