Juan Pujol alias “Garbo”: el espía español que ayudó a ganar la II Guerra Mundial

De su incursión en la Guerra Civil, desarrolla una concepción antifascista y anticomunista, que guiará sus esfuerzos hasta alcanzar grandes logros en la lucha contra los sistemas totalitarios. Un rechazo lo convirtió en una pieza fundamental de la II Guerra Mundial. En el año 1940, Pujol solicitó ante la embajada británica en Madrid la autorización para actuar como espía . Su solicitud fue declinada en varias ocasiones, obligándolo a llevar a cabo una acción que cambiaría su vida por completo.

Aquel día después de ser rechazado, tomó la decisión de presentarse ante la inteligencia alemana como un colaborador, que había optado por abandonar su labor como funcionario del gobierno español en pro del apoyo a las tendencias pro-nazis. Después de superar la desconfianza que había despertado en los oficiales nazis, logró ganarse su confianza y con ello la aceptación. De esta forma, procedieron a brindarle un curso intensivo de espionaje, que incluyó temas como la escritura cifrada.

El “Garbo” un estratega que consolidó el logro de una gran misión

La noticia de que Pujol había logrado ingresar a las filas nazis, deja sorprendidos positivamente a los británicos, de manera que deciden comunicarse con él para dar inicio a una misión de gran trascendencia. Sus grandes dotes de actor, hicieron que rápidamente entrara en el papel de alias “Garbo”. De esta forma el 14 de junio de 1941, involucrado con el MI5 para su sección ibérica, el ‘Garbo’ llegó a Liverpool.

Una vez ubicado en su cargo, el oficial Tommy Harris, lo puso bajo su mando. Decisión que resultó ser magnífica, considerando que ambos hicieron un excelente equipo. Ya para el año 1944, había tejido una poderosa red de espías, integrada por 27 subagentes. Ambos se encargaron de ganarse la confianza del servicio de inteligencia alemán, proporcionando información de gran importancia a la hora de diseñar estrategias de ataque.

La Operación Fortitude North la gran estocada del Garbo

Durante el año 1944, los alemanes informan a “Garbo” sobre el plan de los aliados que tenía como objetivo invadir Europa, para ellos era necesario contar con un aliado que los mantuviera informados. La percepción de los alemanes era totalmente cierta, los aliados se preparaban para invadir el continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.