El uso de vídeos es muy efectivo y práctico en la formación online

Formación online

La tendencia del e-learning sigue acentuándose y cada día se diversifica con diversas herramientas, métodos y técnicas, siendo una de estas el uso de vídeos educativos. Los contenidos audiovisuales aportan mucha información en un tiempo reducido, siendo un recurso muy efectivo, incluso más práctico que los ebooks o las diapositivas.

La educación virtual llegó para quedarse, el e-learning lleva muchos años practicándose en el sector educativo, sin embargo, durante el año 2020 esta forma de aprendizaje tuvo un mayor auge. En 2021, la tendencia no ha hecho más que crecer.

La razón del crecimiento que ha tenido el e-learning no ha sido otra que la llegada de la pandemia, de forma que surgió la necesidad de que los alumnos continuaran con su formación desde el hogar para evitar contagios. Las clases virtuales han sido una tabla salvación en este escenario adverso que atraviesa todo el mundo.

El e-learning se basa en varios recursos que utilizan los profesores para impartir sus clases y explicar los contenidos a sus estudiantes. Uno de los métodos más utilizados es el de la producción de material audiovisual, el cual ha resultado ser uno de los efectivos.

Hoy en día, el uso de vídeos en el ámbito de la educación es prácticamente indispensable. El hecho de que la gran mayoría de las universidades utilicen este recurso es muestra de ello, este tipo de contenidos permite que los estudiantes puedan seguir las clases de forma más intuitiva, recibiendo el conocimiento de una mejor manera.

Academias como TECH Universidad Tecnológica, utilizan este recurso para optimizar la formación online que realizan, de hecho, la institución sube webinars y otro tipo de contenidos muy interesantes en su canal de YouTube, de modo que cualquier estudiante puede revisarlo y beneficiarse de este tipo de conocimiento, sin ni siquiera estar dentro de la universidad.

Transmitir conocimiento de forma intuitiva

El uso del vídeo en la educación es parte del proceso de adaptación que ha venido teniendo este sector en los últimos años. Esto se ha dado no solo por la situación de pandemia, sino por las ventajas y los beneficios comprobados que ofrecen los contenidos audiovisuales como parte de la formación.

Existen otros métodos, como el uso de ebooks o videoconferencias, sin embargo los vídeos tienen lo mejor de ambos mundos: el estudiante recibe una explicación audiovisual que puede revisar en cualquier momento. De esta forma, puede estudiar a su ritmo, usando un formato más efectivo que los textos.

Y es que cada minuto de vídeo puede contener el equivalente a dos páginas de texto, además de incluir imágenes, esquemas, minivídeos y otros materiales integrados que fomentan la retención de los conocimientos. De este modo se puede recibir más información en menor tiempo, en comparación con el método de lectura.

Por esta razón, cada vez más docentes e institutos están usando este tipo de contenidos para sus alumnos. Hoy en día, más que un beneficio extra, resulta algo que los estudiantes exigen para su formación.

Beneficios de los vídeos en e-learning

Las ventajas que ofrece el uso de vídeos dentro del ámbito educativo son muchas, tanto para profesores como para estudiantes. El primero de todos es la comodidad, lo cual beneficia a ambas partes.

En cuanto a los estudiantes, estos reciben la clase y la tienen disponible para revisar, descargar y analizar en el momento que quieran, las veces que quieran. En el caso del profesor, la producción del vídeo es un poco más laboriosa, sin embargo, al terminarla podrá contar con un recurso reutilizable, que podrá compartir con nuevos alumnos durante meses, incluso años.

Además, es una manera de aportar dinamismo a las clases impartidas, ya sean mediante formación virtual o presencial. Y es que el vídeo puede contribuir a romper la monotonía, dando a los estudiantes un merecido descanso ante tanto texto o  videoconferencias.

En este sentido, los vídeos pueden realizarse de distintas maneras. Se puede hacer una clase completa, con una duración media o larga, que contenga todo el contenido que se pueda necesitar para una evaluación. Asimismo, es posible realizar vídeos cortos, que funcionen como refuerzo al programa formativo, como por ejemplo, para mostrar la utilización de un software de manera visual.

Y hablando del aspecto visual, es importante señalar que a través de un vídeo se puede activar la memoria visual y acústica del estudiante, para así establecer conexiones entre clases pasadas y las nuevas, optimizando así la formación.

Los recursos audiovisuales bien preparados tienen un mayor impacto en el alumno, por eso no hay que conformarse con simplemente hablar a la cámara, un buen vídeo educativo debe contener imágenes, esquemas, cambios de plano, transiciones bien realizadas, demostraciones, entre otros aspectos dinámicos que permitan conseguir un vídeo que llame la atención.

Con este tipo de recurso, el alumno se implicará más en la clase. Esto se puede ver en el nivel de atención que prestan a los vídeos, que es mucho más alto que si fuera un texto. El esfuerzo que debe realizar el profesor es considerable, pero las ventajas que se obtienen una vez finalizada la producción, hacen que todo valga la pena.

Los vídeos suelen ser subidos a YouTube, Google Classroom, o simplemente se envían mediante la plataforma específica destinada al e-learning de la universidad. Lo importante es que el contenido esté asequible para todos los estudiantes.

El vídeo tiene la gran ventaja de que se puede disfrutar en casi cualquier dispositivo, ya sea teléfono móvil, tablet, ordenador e incluso hasta en el televisor. Es ideal para que el estudiante reciba la formación de la forma que le sea más cómoda y efectiva.

Es aquí donde se llega a la última ventaja, pero no menos importante: el uso de vídeos motiva a los alumnos. Un contenido bien producido, que sea claro y conciso, será un deleite para el estudiante que busca formarse y mejorar en su disciplina. Esto, sumado a la comodidad y flexibilidad que tendrá para revisar el vídeo, hará que se sienta más motivado y con ganas de seguir estudiando.

Por todas estas razones, la utilización de vídeos en el e-learning es tan importante dentro del sector educativo. Facilitan la tarea de aprender de los estudiantes, así como la de enseñar de los maestros, de ahí que se hayan convertido en un recurso indispensable en el ámbito de la formación online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.