Guía para iniciarse en el apasionante mundo del póker

reglas basicas del poker

El póker ha tenido una gran expansión en los últimos años gracias al juego online. Un crecimiento que ha provocado que cada vez sea más indispensable explicar la base del popular juego de cartas a los millones de personas dispuestas a aprender. Si bien es cierto que existe una gran competencia dentro del mundo del póker, cualquier persona que se lo proponga puede llegar a convertirse en un jugador profesional a medio y largo plazo. Se suele decir que el póker es un juego fácil de aprender, pero realmente complicado de dominar. A pesar de ello, la persona que consigue dominar las reglas básicas del juego puede dominar cualquier tipo de modalidad.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que el póker es un deporte. En 2010, la Asociación Internacional de Deporte Mentales (IMSA por sus siglas en inglés) reconoció al póker como un juego mental y de habilidad, situándolo al mismo nivel que el ajedrez o el bridge. A pesar de ello, el debate sobre si ha de considerarse un deporte sigue abierto en muchos países. De hecho, algunos expertos consideran al popular juego de cartas como el deporte del siglo XXI, debido a su auge en los últimos tiempos. Un crecimiento que también se debe al lavado de imagen que ha tenido por parte de los medios de comunicación con el paso de los años, ya que siempre se ha visto como un juego oscuro practicado por mafiosos en lugares clandestinos.

Guía para iniciarse en el apasionante mundo del póker

Teniendo en cuenta que el póker es un deporte y no un juego de azar, aunque es uno de los juegos de casino más populares en la actualidad, los aficionados al juego de cartas comprenderán que el camino para convertirse en jugador profesional no es sencillo y requiere de una gran preparación previa. El póker es un juego de información incompleta, ya que los jugadores sólo conocen siete cartas de la baraja (dos de nuestra mano y otras cinco de la mesa), pero no el resto. De esta forma, los jugadores tienen que completar el resto de esa información conociendo y dominando el cálculo de probabilidades. Una información que será fundamental para tomar las decisiones correctas en las manos.

La suerte también desempeña un papel fundamental en el póker, que se conoce como la variante de la probabilidad. Los jugadores profesionales destacan por su habilidad a la hora de tomar las decisiones en sus manos. Por este motivo, el éxito en el juego de cartas radica en la combinación de ambos factores, suerte y habilidad. Un parámetro muy importante a tener en cuenta es saber interpretar la relación que existe entre la suerte y las manos jugadas en el póker. Cuanto más manos se jueguen, menos predominará la suerte. En cualquier caso, la habilidad siempre prevalecerá por encima del azar. Como sostiene Phil Hellmuth: “El póker es 100% habilidad y 50% suerte”.

Reglas básicas del póker

Póker es un término muy amplio que comprende un gran número de modalidades. Texas Hold’em, Omaha, Stud de siete cartas y Razz son algunas de las variedades más populares del juego de cartas. Cada una de estas variantes cuenta con sus propios fundamentos, aunque el jugador que conoce las reglas del poker puede terminar dominando cualquiera de estas modalidades. En general, el objetivo final del juego es conseguir la mejor mano de cinco cartas posible para ganar el bote (la suma de dinero que los jugadores depositan en la mesa durante una mano), aunque esta finalidad puede cambiar en variantes como el Razz, en la que el jugador con la menor mano de póker se lleva el bote.

Los jugadores, con todas o parte de sus cartas ocultas, realizan sus apuestas sobre una puja inicial en el sentido de las agujas del reloj. Una suma total de las apuestas de la mesa que obtiene el jugador con la mejor combinación de cinco cartas siguiendo el ranking de manos universal. El póker, al igual que el blackjack, se juega con una baraja completa de cartas francesas compuesta por 52 cartas que se dividen en cuatro palos: corazones, diamantes, picas y tréboles. El AS es la carta más alta de la baraja, seguida en orden de mayor a menor valor de K, Q, J, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3 y 2.

Una de las condiciones para cualquier persona que quiera iniciarse en el apasionante mundo del póker es conocer los diferentes tipos de manos que se pueden conseguir con las cartas de la baraja francesa. La clasificación de jugadas o manos de póker determina qué jugador de la mesa tiene la mejor mano para llevarse el bote. En total hay diez manos diferentes, que se componen siempre con cinco cartas. En la modalidad Texas Hold’em, los jugadores tienen disponibles hasta siete cartas (dos propias y cinco comunitarias), pero sólo se tiene en cuenta la mejor combinación de cinco cartas. La escalera real de color (formada por las cinco cartas más altas del mismo palo: Diez, Jota, Reina, Rey y As) es la mano más alta de todas y no puede ser superada por ninguna otra.

Texas Hold’em, la modalidad de póker más popular

Los torneos más prestigiosos del mundo, como las World Series of Poker (WSOP) que se celebran anualmente en Las Vegas, se juegan bajo la modalidad Texas Hold’em. Esta variedad del juego de cartas es la más jugada hoy en día, tanto en torneos en vivo como en el póker online. A pesar de que el objetivo sigue siendo conseguir la mejor combinación posible de cinco cartas teniendo en cuenta el ranking de manos universal, esta variante cuenta con algunas diferencias respecto a otras modalidades.

El funcionamiento del Texas Hold’em es realmente sencillo. Cada jugador recibe dos cartas tapadas (hole cards) y se reparten hasta otras cinco cartas destapadas (conocidas como cartas comunitarias) en la mesa durante las cuatro rondas de apuestas que hay en esta modalidad (Preflop, Flop, Turn y River). Los jugadores tienen que edificar su mejor mano de cinco cartas teniendo presente las siete cartas de la mesa, las dos hole cards y las cinco cartas comunitarias. Tras la última ronda de apuestas, que es el River, se reparte una quinta y última carta comunitaria que podrán utilizar los jugadores para orquestar sus jugadas, ya que a partir de ese momento se examina la mejor mano de la mesa para conocer al ganador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.