Cómo han cambiado nuestras casas después del confinamiento

Cómo han cambiado nuestras casas después del confinamiento

El confinamiento ha cambiado por completo nuestros hábitos y la rutina diaria, tanto en asuntos cotidianos como en la forma en que trabajamos e, incluso, las actividades de ocio que realizamos. Permanecer tantos meses dentro de casa ha hecho que descubramos nuevas necesidades que antes permanecían ocultas, como la capacidad de almacenamiento y la falta de espacio.

Con el teletrabajo, muchas familias notaron una enorme carencia de espacios adecuados para trabajar con comodidad y deficiencias en cuanto a almacenamiento, especialmente en las grandes ciudades donde los apartamentos suelen disponer de poco espacio. Con todo esto, es probable que nunca volvamos a ver nuestras casas desde la misma perspectiva.

Optimizar se ha vuelto la clave a la hora de hacer cambios en nuestros hogares. Las reformas se concentran en temas como la salud, la comodidad y la funcionalidad, por lo que nos vemos en la tarea de deshacernos de muebles innecesarios o realizar un recorrido por una fábrica de armarios para encontrar formas de almacenamiento que conviertan los espacios de nuestro hogar en más eficientes.

¿Cuáles han sido los cambios en nuestras viviendas después del confinamiento?

Sin lugar a dudas, nuestra perspectiva sobre la vida ha cambiado de forma radical y muchas cosas han tomado mayor relevancia. Por ejemplo, en casa buscamos disponer de mayor cantidad de espacio, lo que no implica poseer una casa más grande, sino adecuar los muebles y la decoración de interiores para crear sensación de mayor amplitud.

Algunos de los cambios más drásticos serían los siguientes:

Oficina en casa

Millones de personas tuvieron la oportunidad de continuar con sus empleos y oficios desde casa, lo cual es una buena noticia para las empresas y las familias. No obstante, casi ninguno de los teletrabajadores disponía de un espacio adecuado para el trabajo remoto, por lo cual muchos tuvieron que improvisar oficinas en casa y terminaron por diseñar estaciones de trabajo en casa.

Más espacio libre

Se ha producido una obsesión por las casas espaciosas y diáfanas, por lo que los armarios y el almacenamiento se han convertido en prioridad. Muchas personas decidieron aprovechar la temporada de confinamiento para hacer limpiezas profundas y reconfigurar la forma en que venían organizando el hogar, en el afán de ganar espacio para el trabajo y el ocio.

Casas que muestran nuestra personalidad

Durante mucho tiempo, las casas inspiradas en revistas dominaron el diseño de interiores. No obstante, ante la necesidad de realmente utilizar y convivir en los espacios, muchas familias se dieron la tarea de volver a decorar y agregar personalidad a los rincones del hogar, integrando elementos que lleven un poco de alma para crear espacios más hedonistas.

Autonomía y eficiencia energética

Otro punto de enfoque durante la cuarentena obligatoria fue el gasto energético. La gente comenzó a notar el impacto económico que tiene el gasto de energía en el hogar, por lo que los proyectos de energía solar y reciclaje de agua se convirtieron en una tendencia. Los hogares eficientes a nivel energético también resultan mucho más saludables para el ser humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.