Cuáles son las averías más habituales con la llegada del calor

Averías más habituales en verano

Los coches, muy a nuestro pesar, pueden tener problemas durante todo el año, de ahí la importancia de un buen mantenimiento. Sin embargo, la subida de temperaturas durante el verano tiene unas peculiaridades que propician cierto tipo de averías. Esto sumado a los desplazamientos por las vacaciones, pueden crear un gran problema y estropear muchos planes. Por eso, y gracias a Suminesa, una empresa de herramientas neumáticas para talleres de coches, nos han ayudado a conocer cuáles son las averías más habituales en nuestros coches ahora que se acerca el calor.

Averías más habituales con la llegada del calor

Averías habituales

Motor

El motor es la principal zona de cualquier coche y, dicho así, suena demasiado genérico. ¿Qué problemas puede causar el calor en él? Principalmente, el sobrecalentamiento. En esto no solo influyen las altas temperaturas en el motor en sí, sino en ciertos elementos como el termostato o el ventilador, que regulan la temperatura.

Aire acondicionado

Después de un largo invierno, el aire acondicionado lleva meses sin ser utilizado y durante el verano, de buenas a primeras, se pone a tope y durante mucho tiempo. Su mal y excesivo uso puede conllevar, por ejemplo, la rotura de los filtros, una avería bastante cara. En el mejor de los casos solo habrá que recargarlo.

Neumáticos

Las altas temperaturas recalientan el asfalto más de la cuenta y los neumáticos, esto produce un desgaste acelerado de las gomas. Si se le suma un pinchazo, la presión de las ruedas, un desgaste irregular o una carga excesiva puede terminar en un reventón y en un accidente de consecuencias inciertas.

Muchos de estos problemas pueden solucionarse acudiendo a un taller profesional donde te asesoren en función de las necesidades. Hay que extremar las precauciones para solventar y saber cuáles con las averías más habituales con la llegada del calor.

Ventanillas

Sí, también se averían. El elevalunas eléctrico puede estropearse en el peor momento, cuando más se necesita ventilar el vehículo. La diferencia de temperaturas y el tiempo pueden afectar al cable que transmite el movimiento o al circuito y puede fallar. Esto con los elevalunas manuales no pasaba, aunque se podía romper la manivela. Y hay que recordar que aún quedan coches sin aire acondicionado, en estos casos, la avería puede suponer un verdadero drama.

Válvula EGR

La válvula EGR es la encargada de la circulación de gases de escape. Durante los meses de calor, el aumento de partículas suspendidas en el aire puede ocasionar la acumulación de residuos y la obstrucción de la válvula. Parece una tontería pero es muy importante que los gases tengan una correcta circulación y es una avería urgente.

Pastillas de frenos

Después de meses sin usar el vehículo como habitualmente y con la llegada del verano los frenos pueden fallar. Son unos de los elementos más importantes, de los que más hay que revisar. El calentamiento y el desgaste en las pastillas de frenos son dos de las averías más habituales. De hecho, no solo hay que tener en cuenta el calor y hay que revisarlas durante todo el año para no tener sorpresas desagradables.

Combustible

El combustible lleva distintos aditivos en función de si es verano o invierno. Su fin es estabilizar la fórmula para que el proceso de combustión sea correcto. Si el coche ha estado parado o no se usa mucho es posible llegar a los meses de calor con combustible de invierno. Es importante tener esto en cuenta para que todo el sistema del vehículo funcione correctamente.

Otros elementos

La pintura puede agrietarse, las gomas de las juntas de las puertas pueden corroerse, las escobillas de los parabrisas desintegrarse, los faros pueden volverse opacos, los plásticos pueden deformarse… No son averías muy graves ni urgentes pero son pequeñas cosas que pueden sufrir los efectos de las altas temperaturas y que se van sumando a la factura sin parar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.