El auge del comercio electrónico en Europa sigue su curso: más de un 15% de ventas online

Auge del comercio electrónico

Se hizo fuerte con el impacto de la pandemia y continúa dando muestras de pleno crecimiento. El comercio electrónico no sólo experimentó su particular auge con la llegada del confinamiento, sino que además sigue dejando cifras prometedoras a día de hoy en todo el continente europeo: más del quince por ciento de las compras se realiza a través de internet. De hecho, incluso los productos más básicos, como pueden ser los alimentos y las bebidas, están siendo demandados online por el treinta y cinco por ciento de los consumidores. La tendencia es alcista desde 2019 y va camino de consolidarse.

La crisis sanitaria trajo consigo una transformación social y un cambio de hábitos generalizado que también repercutió en el modo de comprar. La imposibilidad de salir a la calle, a las tiendas físicas, hizo que los ecommerces disfrutaran de una etapa de esplendor que dura hasta la actualidad. Los compradores, sobre todo aquellos que pertenecen a las generaciones más recientes, han hecho del comercio electrónico un lugar de referencia. Ya no se acude a internet exclusivamente en busca de ofertas y descuentos; la compra en negocios virtuales está más que asentada.

Para reafirmar el rumbo de este escenario, la compañía de logística y paquetería DPDgroup, a la que pertenece SEUR, ha lanzado la nueva edición del denominado estudio E-shopper Barometer, cuyo propósito es el de analizar los hábitos y las tendencias de aquellas personas europeas que realizan sus compras de manera online. En esta última entrega, el informe deja números que invitan al optimismo, y es que los consumidores habituales, es decir, aquellos de edades comprendidas entre los 18 y los 70 años, compran al menos una vez al mes en ecommerces. Se trata de un grupo que constituye el cuarenta y ocho por ciento de todos los compradores virtuales y que genera casi el noventa por ciento del comercio electrónico en Europa.

Este perfil ha ido en aumento desde 2019, creciendo en cuatro puntos hasta el presente curso, lo que se traduce en una mayor inclinación hacia este tipo de compras con respecto a la época prepandémica. En concreto, casi ocho de cada diez internautas europeos compraron online durante el primer semestre de 2021. De todos ellos, el comprador habitual llegó a realizar cuarenta y tres compras al año y a recibir una media de seis paquetes mensuales, que han servido para registrar que las categorías con más tirón son las relativas a la alimentación y el equipamiento del hogar. También el rastro que dejan en la red arroja algunos datos de interés sobre el modo de conectarse; el teléfono móvil sigue siendo el dispositivo predilecto.

Para David Sastre, director del área de clientela de SEUR, el mercado en estos entornos se ha convertido en un modelo habitual de consumo, aunque destaca la importancia de conocer las necesidades y preferencias de los usuarios a fin de prestarles un servicio más personalizado. Los negocios que dan el paso a lo digital deben cuidar sobre todo aspectos como la atención al cliente, la ciberseguridad o la variedad en los métodos de pago. En este sentido, las grandes referencias que llevan años consolidando un modelo eficaz son fundamentalmente las entidades bancarias y las plataformas de juegos de azar, acostumbradas a gestionar las necesidades de miles de usuarios y a manejar desde la máxima protección millones de datos al cabo del día. No en vano, tanto los neobancos como los casinos online fiables invierten gran parte de su presupuesto en la tecnología más avanzada que existe para que los datos personales de sus clientes estén seguros en todo momento. La industria del juego es especialista en combinar diferentes softwares que se encargan de encriptar la información sensible, ya sea un número de cuenta o una contraseña, para que esta no quede expuesta ante la amenaza de la piratería informática. De este modo, resulta crucial el uso de herramientas como el protocolo SSL (Secure Sockets Layer), que genera claves aleatorias de 128 bits de tamaño; el sistema KYC (Know your customer), cuya misión es la de comprobar la identidad de los usuarios; y la doble autenticación, creada para sumar una segunda capa de seguridad a las contraseñas.

El informe E-shopper Barometer muestra también los tres perfiles de consumidores más frecuentes en internet, atendiendo sobre todo a las inclinaciones que muestra cada uno de ellos cuando llega el turno de la compra. Los aficionados forman el primer grupo. Este tipo de compradores es el que mayor experiencia tiene en estos derroteros, y se caracteriza en gran medida por priorizar la sencillez en la tramitación y la comodidad en la recepción de pedidos. Seis de cada diez de estos usuarios, que reciben unos diez paquetes mensuales, consideran que tiene la opción de encontrar en internet todo lo que buscan.

El perfil senior, es decir, aquel en el que se incluyen las personas de más de cincuenta y cinco años, es otro de los destacados. Estas suelen acudir al comercio electrónico más por una cuestión de necesidad que por capricho, generando desde esta pauta un diez por ciento de sus compras. Se trata de un consumidor que le da mucha importancia a la popularidad del negocio antes de acceder a este y no suele tener prisa a la hora de establecer una fecha de envío.

Por último, el estudio pone el foco sobre los eco-selectivos, que actualmente constituyen el catorce por ciento del volumen total de compradores en Europa. Lo que define su actitud es la adquisición de artículos selectos y su preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad, por lo que optan por recibir sus pedidos en puntos de recogida y no en su domicilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.